blog

¿Cómo evitar 5 errores de la economía en pareja?

La vida en pareja, ¿cómo evitar estos 5 errores de la economía en común?

  • Uno de los dos toma la carga económica: existen dos tipos de organización económica en una pareja, los que suman sus ingresos en una misma cuenta a la que asocian todos sus gastos y los que tienen cuentas totalmente separadas y comparten el 50% de los gastos. En el segundo grupo a veces se da el caso de que las parejas deciden que uno suma todos los gastos comunes y la otra persona le pagará su parte mes a mes o también se puede dar el caso de que las parejas reparten equitativamente las facturas a pagar. En estos casos, el problema aparece cuando uno de la pareja siente toda la carga económica sobre sí y así surgen los primeros roces. Puede ser porque demora en pagar su parte y llegas muy corto a fin de mes o porque en el reparto de las cuentas te toco la peor parte, o eso es lo que vos percibis. ¿Cómo mejorar esta situación? Para poder hacer un reparto equitativo de las cuentas a pagar, es necesario saber todos los gastos recurrentes que tienen durante el mes. De esta manera van a poder lograr una división justa de los gastos y también pueden hacer un presupuesto de gasto máximo. Para lograr que sea más exacto pueden tomar como referencia varios meses de gastos y así van a poder determinar cuáles son gastos fijos y cuáles gastos variables. Otra opción es tener cuentas separadas y compartir una para los gastos comunes, esto puede ayudarlos a dividir la responsabilidad financiera de la pareja. Otro factor importante es tener en cuenta los ingresos de cada uno, en el caso de que sean muy desiguales lo mejor es definir un porcentaje del sueldo que se va a aportar a la cuenta común para ser realmente justos.
  • La manera en la que gastas afecta tu pareja: puede suceder que después de hacer los pagos de los gastos el porcentaje de sueldo que te sobra y qué te dedicas a ti mismo sea mucho más elevado de lo que crees. A veces ignorar cómo afecta a la otra persona nuestro patrón de gasto puede repercutir directamente en la salud de la pareja. ¿Cómo mejorar este punto? Cuando convives con alguien no importa lo separada que estén las cuentas, tus decisiones siempre afectan al otro, por ejemplo si tu decides solicitar un crédito. Para que no existan roces, es importante siempre consultar la opinión de la otra persona. Intenta ser neutral para que la otra persona no se sienta presionada por tus deseos. Es fundamental comunicarse claramente para que no existan conflictos.
  • Imprevistos económicos: en determinadas situaciones, las parejas no tienen encuenta que pueden existir imprevistos económicos. Al ser dos, estos imprevistos se pueden duplicar. Una situación que puede suceder es el despido de uno de los dos, esto puede provocar que su economía tambalee. ¿Cómo podrían estar preparados para ésto? Prevenir esta situaciones con un fondo de emergencia es una excelente idea. De esta manera si aparece un imprevisto podrán afrontarlo con más tranquilidad. El dinero que le puedan destinar a ese fondo dependerá a las necesidades que tengan pero normalmente se recomienda que puedan tener ahorrado lo suficiente como para poder cubrir al menos tres meses de gastos recurrentes. Puede pasar que todavía no puedas tener este fondo de emergencia, ¡No te preocupes! Realiza un plan de ahorro y en poco tiempo lo tendrán cubierto. En el caso de que no puedan llegar a ese fondo de reservas, existen diferentes alternativas en el mercado, cómo solicitar un crédito, ésto puede ayudar a sobrellevar esa situación.
  • Derrochador vs tacaño: gastar mucho o muy poco en la pareja son aspectos que pueden afectar negativamente a la pareja. ¿Qué se puede hacer para mejorar este punto? Para acortar la brecha de gastos entre los dos pueden establecer objetivos de ahorro en común como pueden ser un viaje, comprar un auto o una casa. Estas metas en común los ayudarán a motivarse y a acotarse a su presupuesto.
  • Hablar una sola vez sobre el dinero no es suficiente: hay determinadas situaciones que pueden cambiar su realidad de un día para el otro, como puede ser un cambio de trabajo o una mudanza. Estos cambios pueden afectar sus objetivos de ahorro y esto puede ocasionar discusiones. ¿Cómo podría mejorarse? Pueden establecer un día para hablar de la economía del hogar. Por lo menos un par de veces al año pueden revisar el presupuesto mensual o los objetivos que tienen. En el caso que necesiten solicitar un crédito pueden discutir cuál sería el destino de ese dinero y que opciones de crédito son los más adecuados para sus necesidades, también pueden plantearse cuando sería el momento ideal para solicitar un crédito. Que tiempo uso le van a destinar a ese crédito y en cuánto tiempo lo van a poder pagar es fundamental para crear un plan de pago del mismo. De esta manera estarán fomentando la confianza que hay en el pareja. Para hacerlo es importante empezar de cero y controlar cuales son los gastos y también los ingresos para evitar confusiones.

Puedes leer también: ¿Cómo realizar un presupuesto familiar?

Seguinos en Facebook para enterarte de todas nuestras novedades

Fuente: www.blog.fintonic.com