blog

¿Comprar en la feria o en el supermercado?

Todos los hogares tienen que abastecerse, tanto de alimentos como de productos de limpieza y otros artículos que se utilizan para mantener la casa durante el día, la semana y el mes. A la hora de hacer las compras, hay más de una opción para elegir. ¿Cuál es la mejor?

SLa feria y el supermercado son dos de los lugares más comunes utilizados por los uruguayos para comprar alimentos y otros productos necesarios para el día a día. Ambos espacios tienen ventajas y desventajas, pero con lo que se plantea a continuación puedes hacerte una idea más precisa de qué es lo mejor para ti.

La feria

La mayor ventaja de la feria es que presenta diferentes opciones en el mismo lugar, porque cuenta con varios puestos. Esto permite comparar la calidad de los productos entre un puesto y otro para elegir la mejor opción. Además, es posible comprar unos artículos en un puesto y otros en otro, dependiendo de las preferencias personales.

A su vez, la variedad de opciones permite comparar los precios y elegir el producto más económico. Por ejemplo, si un kilogramo del mismo tipo de manzanas cuesta 70 pesos en un puesto y 80 pesos en el otro, puedes elegir el primero y ahorrar en cada artículo. En el supermercado, en cambio, solo hay un precio disponible.

Por otro lado, la feria permite tener una interacción directa con las personas que se encargan de comprar la mercadería. Esto, además de generar un vínculo más personal con el vendedor, sirve para saber el estado real de los productos que se van a comprar.

El supermercado

La mayor ventaja del supermercado es la comodidad: puedes ir cualquier día y en cualquier momento. Esto se contrapone a la feria, que está disponible en un tiempo acotado y solo uno o dos días a la semana. En la actualidad, muchas personas encuentran difícil hacerse un tiempo para recorrer la feria en busca de los productos deseados, y el supermercado se presenta como una opción más rápida y sencilla. Incluso hay algunos que están abiertos las 24 horas del día.

Por otro lado, aunque la feria presenta una amplia variedad de productos alimenticios, el supermercado la supera en cuanto a otro tipo de artículos. Por ejemplo, siempre tiene más opciones para elegir entre productos de limpieza de diferentes marcas, alimentos congelados e incluso artículos de papelería.

Entonces, lo ideal para elegir entre la feria y el supermercado es plantearse previamente una serie de preguntas: ¿Qué necesito? ¿De cuánto tiempo dispongo? ¿Cuáles son mis prioridades?